Connect with us

Comunicados de Prensa

Pymes mexicanas podrían no sobrevivir un año más de pandemia

Published

on

De acuerdo con el último ECOVID-IE, 55.8% de las pymes nacionales consideran no poder operar un año más debido a caída de sus ingresos

   

El negativo impacto que la pandemia ha originado en la economía mexicana se ha reflejado en el cierre de más de 1 millón de pequeños y medianos establecimientos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Un sombrío panorama al que se suma la ineludible problemática de la inflación, que cerró 2021 con un alza del 7.36% interanual, siendo la más alta en 21 años, por lo que se prevé un enorme desafío durante la cuesta de enero para las ya debilitadas finanzas de las Pymes.

Aunado a ello, la Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por COVID-19 en las Empresas ha revelado que el 55.8% de las supervivientes al primer año de pandemia, consideran no poder operar un año más debido a la fuerte caída de sus ingresos.

“De llegar a concretarse este escenario, podríamos observar el cierre de casi 2 millones 150 mil negocios más, lo que acrecentaría el desempleo y la economía informal en el país. Es en este contexto que urge impulsar una recuperación basada en la digitalización de la economía, donde la diversificación de los métodos de pago y el acceso a líneas de crédito para la población no bancarizada sean la norma”, comentó Eric Núñez, jefe de crecimiento y cofundador de Openpay, la compañía tecnológica que impulsa el ecosistema del comercio electrónico en México y América Latina.

Una economía digital mejor preparada

La cuesta de enero y la cuarta ola de contagios están causando un impacto en los bolsillos de los consumidores que, aunado a la baja bancarización y los altos niveles de inflación, afectan la estabilidad financiera de los negocios.

En términos generales, una desaceleración de las compras digitales terminaría por estabilizar al mercado, puesto que las cadenas de suministro se han visto rebasadas por los altos picos de demanda. De esta manera, se esperaría una eventual caída de los índices inflacionarios. A pesar de ello, el periodo de transición generará inestabilidad para las finanzas de los negocios, motivo por el que es necesario que las Pymes cuenten con las herramientas necesarias para afrontar tal situación.

“Es necesario que las Pymes utilicen diversos instrumentos para dar cara a esta crisis, entre los que se encuentran la digitalización de sus productos o servicios, ya que la implementación de las ventas digitales les permitirá acceder a un mayor mercado y amortiguar los efectos de la cuesta de enero y la cuarta ola de contagios. Aunado a ello, implementar una plataforma de pagos de una sola integración les otorgará la facilidad de aceptar pagos en efectivo, puntos de lealtad, CoDi, etc., logrando incrementar hasta un 25% sus ventas”, continua Núñez.

De impulsarse una digitalización en la economía mexicana, se democratizará el acceso de las personas al comercio digital, incluyendo a aquellas que no poseen una cuenta bancaria, requiriendo únicamente de un smartphone con acceso a Internet para realizar sus compras y pagos.

En este sentido, destaca un estudio conjunto realizado por Openpay y Americas Maket Intelligence, donde se reveló que el eCommerce mexicano habría alcanzado el valor de 50 billones de dólares en 2021, proyectando un ritmo de crecimiento del 27% para los próximos años.

Esta situación pone en evidencia la necesidad por diversificar los métodos de pago, a fin de que más personas tengan acceso a transacciones digitales seguras y sencillas, acentuando el hecho de que una economía digital se encuentra blindada contra restricciones de movilidad que pudieran ser promovidas por el alza en los contagios registrados desde finales del 2021. Un motivo más para seguir contemplando como una prioridad estratégica la incorporación al comercio digital.

“A pesar del complicado escenario financiero que se vive, la evolución promovida por el comercio digital ha mejorado las condiciones para hacer negocios, rompiendo con barreras socioeconómicas y permitiendo la llegada hacia mayores mercados que pueden estar o no bancarizados. El principal objetivo será sumarse adecuadamente a la digitalización de la economía”, concluye Eric Nuñez.

 

Te puede interesar

ONE Recomienda


Síguenos

Suscríbete para tener notificaciones

Suscríbete al Podcast

Salir de la versión móvil