Connect with us

Comunicados de Prensa

¡Heredaste deudas! ¿Cómo pagarlas?

Published

on

¡Heredaste deudas! ¿Cómo pagarlas?

Prestadero anota casos más comunes donde el hecho de fallecer no necesariamente salda la deuda del crédito y otros donde efectivamente si quedará liquidada.

Ciudad de México a 5 de septiembre de 2022.– Prestadero, la primera comunidad de préstamos entre personas en Internet en México, anota cómo pagar deudas que te heredaron tus familiares o amigos, ya que no sólo te pueden beneficiar con algún patrimonio.

Septiembre se ha denominado en México, desde el año 2003, como el “Mes del Testamento”, campaña que tiene la intención de promover que las personas realicen su testamento, con descuentos que dependen de cada entidad federativa, pero que pueden ser de hasta 50%. En Ciudad de México este mes cuesta $3,200 pesos el trámite, ya incluye IVA.

El Colegio de Notarios de la Ciudad de México recordó que “hacer el testamento es proteger nuestro patrimonio, lo que estamos construyendo con tanto esfuerzo. Lamentablemente, en México es algo que la gente deja en segundo plano, a veces por necesidad, pero otras simplemente porque nos falta mucha cultura de previsión. Sin embargo, destaca que, pese a la pandemia, este documento se encuentra como el principal servicio solicitado en una notaría con el 43% de las solicitudes en los últimos años. Los porcentajes de realización del testamento se mantuvieron en 20%, colocando así a la Ciudad de México, como el lugar donde más testamentos se realizan. Esto comparado con el promedio nacional en donde cerca de 6% de la población cuenta con testamento.”

Ahora bien, ¿qué pasa con las deudas al fallecer el titular? ¿Las deudas se heredan? Esta es una de las grandes preguntas en cuanto a los créditos: ¿Si muere el solicitante, la deuda queda saldada o se hereda a los familiares? Si se lo preguntamos a mucha gente la respuesta seguramente sería sí, sin embargo, existen muchas excepciones donde esto no sucede de esta forma.

Gerardo Obregón, Fundador y Director General de Prestadero.comexplica: Así como existe una gran variedad de modalidades de crédito, también cada uno tiene sus propias reglas que pueden ir variando según la institución donde se solicita, por lo que hablaremos de los casos más comunes donde el hecho de fallecer no necesariamente salda la deuda del crédito y otros donde efectivamente si quedará liquidada.

  • Cuando se comparte un crédito. En este caso el más común es el crédito hipotecario, donde normalmente se pueden fusionar con algún familiar, pareja o amigo para poder adquirir un bien inmueble, con un valor mucho mayor a que si solamente lo adquiriera una sola persona. En estos casos si alguno de los dos llegara a fallecer, la deuda total tendría que ser saldada por la otra persona asociada a este crédito.
  • Tarjetas adicionales de una tarjeta de crédito. Como muchos saben, los bancos tienen modalidades donde de una línea de crédito se pueden solicitar varias tarjetas para compartir este monto prestado por el banco. ¿Qué sucede si el titular de la línea de crédito llegara a fallecer? En este caso, solo existe un solo titular de la tarjeta por lo que legalmente es el único responsable por esa línea de crédito, entonces las personas que porten las tarjetas adicionales no tienen ninguna obligación de pagar el crédito. Sin embargo, es importante que no se realicen compras o cargos posteriores al fallecimiento del titular, ya que esto podría cambiar las condiciones.
  • Créditos automotrices. En estos casos, salvo en situaciones particulares, si el titular del crédito fallece, en efecto, la deuda quedará saldada y el vehículo tendrá que ser entregado a los familiares, cónyuge, hijos o cualquier persona legalmente designada con todos los documentos requeridos y que hagan válida la liberación del vehículo. Lo anterior siempre y cuando al momento de la adquisición, se haya hecho con un seguro de vida incluido que cubra la totalidad de la deuda en caso de fallecimiento. Como una posible excepción a lo anterior serían que se pasara del tiempo de notificación de fallecimiento de la persona por lo que es importante consultar estas cláusulas de tiempo para poder hacerlo válido.
  • Muerte premeditada. Esta puede es la excepción a todo lo anterior mencionado ya que, en muchos de los contratos de créditos está estipulado que en este punto la deuda si puede pasar a los herederos del fallecido, ya sea por suicidio, accidente, enfermedad o cualquier indicio de que la muerte haya sido premeditada. En muchas ocasiones, sobre todo si hay bienes involucrados con el crédito, como pudieran ser automóviles o bienes inmuebles, estos pudieran ser retirados por las instituciones que brindaron el crédito para adquirirlas.

Obregón reitera: Existen una infinidad de cláusulas asociadas al fallecimiento de los solicitantes de un crédito y estas han ido variando con el pasar del tiempo, por lo que es importante leer bien las letras chiquitas de los contratos y mantenerse bien informado sobre todas las cláusulas y las excepciones cuando vas a solicitar un crédito de cualquier tipo. Siempre será mejor leer a detalle el contrato y guardar una copia de éste para cualquier futura aclaración o consulta.

¿Cómo pagar las deudas heredadas? El total del valor que conforma la herencia podría funcionar para el pago de la deuda o por lo menos, hasta dónde su valor alcance. En caso de que la deuda sea mayor al total heredado, entonces los herederos no tienen la obligación de aceptar la herencia. En otros casos, si se tendrá que pagar esa deuda por lo que deberás acercarte a la institución y hacer un plan de pagos.

Por otra parte, recuerda que cada institución en la que tengas una deuda al momento de morir, estipula sus propias políticas y procesos al respecto. Lo que sí es un hecho es que tus familiares deben reportar tu fallecimiento dentro de los 180 días posteriores al mismo.

Por eso es importante tener finanzas sanas. No heredes deudas, mejor aprende a organizarte para poder dejar un patrimonio que tus familiares, cónyuge, hijos o cualquier persona legalmente designada, puedan disfrutar al 100% sin tener que destinar una parte de ello a saldar asuntos pendientes que te correspondían a ti. Y recuerda que tener finanzas sanas es heredar tranquilidad a herederos, concluyó Obregón.


Te puede interesar

ONE Recomienda


Destacado

Síguenos

Suscríbete para tener notificaciones

Suscríbete al Podcast

Salir de la versión móvil