Connect with us

Comunicados de Prensa

Cómo evitar ser víctima de los hackers: 5 consejos de seguridad en internet

Published

on


  • ¿A quién culparías si un día despiertas sin empleo y sin dinero en tu cuenta bancaria? Tú mismo podrías ser responsable si no sigues medidas básicas de seguridad en la red.

Es una realidad que los estafadores en Internet se encuentran ganando terreno, y con esquemas cada vez más sofisticados, no siempre es fácil evitar ser hackeado o estafado. Por ello, para evitar convertirse en víctima, es vital conocer cómo se puede proteger la información más sensible contra el robo. Por ello, OctaFX, bróker global de Forex con 11 años de experiencia, ofrece algunos consejos prácticos de seguridad en línea.

Pero, antes de entrar en materia, quizá sirva usar una breve historia como ejemplo.

Diego es un usuario habitual de tiendas en línea. Hace algún tiempo, registró una cuenta en una de ellas. Al hacerlo, Diego utilizó su dirección de correo electrónico del trabajo y la contraseña que utiliza en todas sus cuentas: Qwerty123. Hizo una compra en el sitio con su tarjeta bancaria, que luego añadió a su cuenta en la tienda.

Dos semanas más tarde, Diego revisó la app de su banco, anticipándose a nuevas compras en línea que haría esa misma tarde. Él esperaba que su sueldo debía estar esperándole en su cuenta, pero, para su sorpresa, el dinero no estaba allí. Diego estaba listo para llamar al departamento de finanzas de su empresa cuando comprobó el historial de transacciones de su tarjeta. Su corazón se detuvo: había una compra por más de $10 mil pesos que nunca hizo. Alguien había comprado un smartphone en el sitio en el que se había registrado dos semanas antes. Además, el teléfono ya había sido recogido en una de las sucursales de esta tienda en su misma ciudad.

Diego se sintió desamparado. Sin embargo, este era apenas el principio de sus desgracias. De repente, un compañero del trabajo se le acercó y le preguntó: “¿Diego, estás vendiendo nuestra base de datos de clientes en Internet? Aquí aparece tu nombre”. Diego apenas tuvo tiempo para balbucear su respuesta: “No, no soy yo”, antes de ver a su jefe frente a él, listo para prenderle fuego con la mirada. “¡Estás despedido!”, fue lo último que escuchó Diego.

¿Cómo pudo suceder todo esto?

Analicemos el caso de Diego. Lo primero que hizo mal fue registrarse en cualquier sitio con su dirección de correo electrónico del trabajo. Aunque algunos de nosotros mezclemos nuestra vida y los espacios laborales, es poco profesional y peligroso utilizar el correo electrónico profesional para uso personal.

El segundo error que cometió Diego fue con su contraseña, que era demasiado fácil de descifrar, ya que es una de las más comunes en el mundo. Diego tuvo que ser mucho más creativo a la hora de establecer una contraseña o, en el mejor de los casos, utilizar un generador de contraseñas. Y no, ¡”Diego123” no sería una mejor opción! Algo como B{6{2BP2vG sería ideal.

Otro error fue que Diego utilizó la misma contraseña en todas partes, pues incluso si optara por una contraseña muy compleja, alguien podría verla en un papel sobre su escritorio o en la página de “contraseñas guardadas” de alguna computadora que haya utilizado solo una vez. Si la registran, podrían hackear todas sus cuentas al mismo tiempo.

El cuarto error que cometió Diego fue añadir su tarjeta bancaria a su cuenta de la tienda. Los hackers lo utilizaron en su beneficio y consiguieron un nuevo smartphone. El hecho de que fuera la tarjeta bancaria principal de Diego lo empeoró: significaba que tenía todo su dinero en un mismo lugar.

Podríamos pensar que Diego cometió su último error al navegar por Internet. Probablemente lo hizo utilizando una conexión a internet no segura, o seguramente descargó algún malware, lo que facilitó a los hackers el acceso a sus cuentas. Por otra parte, teniendo en cuenta que su contraseña era muy común, el criminal podría ser cualquier que conociera su dirección de correo electrónico, incluso los competidores de la empresa en la que trabajaba.

Así, tras haber leído esta historia, OctaFX ofrece cinco consejos de seguridad de los que todo usuario de Internet debería de tomar nota:

  • No utilices tu dirección de correo electrónico del trabajo para uso personal. Preferiblemente, ten varias direcciones de correo personales.
  • Utiliza siempre contraseñas seguras. Además, lo ideal es que cada una de tus cuentas tenga su propia contraseña y que hagas uso de gestores de contraseñas para almacenarlas.
  • No guardes tus tarjetas bancarias en ninguna tienda en línea. Cuando compres algo en Internet, asegúrate de que el sitio que visitas es confiable y seguro.
  • No utilices el Wi-Fi público o cualquier otra red de acceso libre cuando inicies sesión en cuentas importantes.
  • No sigas enlaces sospechosos y no descargues archivos adjuntos de correos electrónicos sospechosos que no hayas visto antes.

 


Te puede interesar

ONE Recomienda

AppsUser

Destacado

Síguenos

Suscríbete para tener notificaciones

Suscríbete al Podcast

Copyright © 2003 - 2022 ONE DIGITAL

A %d blogueros les gusta esto: